SER PARTE DE UN PROYECTO SINDICAL 

 

 

Al escribir este articulo me vienen a la mente el rostro de compañeros y compañeras que luchan a diario contra los gerentes del sindicalismo y con patronales despiadadas, aquellos rostros cansados que enfrentan al mas cruel sentimiento que no es otro que el miedo de aquellos que nos han elegido, donde trabajadores cansados de castillos de arena, deciden descreer en el movimiento sindical, y este articulo es para ustedes, para que no perdamos la esperanza y que en estos últimos años de militancia que nos quedan le pongamos mas que nunca el alma "al ser parte de un  proyecto sindical que debe recuperar las bases del sindicalismo argentino" porque compañeros, esto que vivimos, esto que sufrimos y esto que nos lleva a elegir el comer o no de noche, no es el sindicalismo del pueblo. la liberación del movimiento sindical no será nunca individual, será colectiva. Cada uno de nosotros peleando en su propio gremio, luchando por un modelo sindical que nos abrace y nos contenga a todos los que luchamos a diario por nuestra clase.

Muchas veces es cruel y difícil el camino, lo se y lo digo mirando mi cuerpo agotado y golpeado, pero también sé y les puedo asegurar que hay un sindicalismo distinto pero tenemos que volver a ser rebeldes, a recuperar nuestra capacidad transgresora y a no dejarnos atropellar por aquellos que esperan que claudiquemos, provocando momentos difíciles y violentos, debemos recuperar la solidaridad con nuestra clase, que no es otra que la clase trabajadora.

Debemos construir un espacio amplio, pluralista y democratíco, surgen nuevos tiempos y tenemos la obligación compañeros y compañeras de retomar las banderas, entendiendo que ninguno de nosotros es dueño de una verdad absoluta, tenemos que dejar las pequeñas rencillas de lado para poder discutir las grandes cosas que los trabajadores estamos necesitando, dejemos de lado el formalismo de la política, no podemos jugar a ser dirigentes sindicales, debemos y estamos obligados a dejar los discursos de lado, para poder estar en la acción concreta, para que los trabajadores vuelvan a creer en nosotros.

 

 

CLARO QUE CUESTA, CLARO QUE HAY QUE ACEPTAR PRESIONES 

 

 

No es gratis llevarse mal con los poderosos, no es gratis exponer los maltratos de la patronal, no es gratis decirle basta a los gerentes del sindicalismo, pero nosotros apostamos a un proyecto sindical y no estamos dispuestos a bajar los brazos, sepan compañeros y compañeras que tenemos espalda para llevar adelante nuestras propuestas y tenemos espalda para cumplirlas, los que encabezamos este proyecto somos militantes sindicales, y no estamos contentos con el desprestigio del sindicalismo, y si se desprestigia el sindicalismo le regalamos a los grupos concentrados de poder la lucha de años de y el sacrificio de nuestros compañeros, aquellos que han dejado y dejan la vida por nuestra clase. Se equivocan aquellos que creen que vamos a aceptar la presión, la violencia de las patronales o de los gerentes del sindicalismo, sepan que no reaccionaremos con violencia pero si nos encargaremos de llevar adelante políticas de memoria, verdad y justicia, pagaran con la carcel los años de olvido, violencia y maltrato con los que han castigado a nuestra clase.

Tenemos la responsabilidad todos, los afiliados, los militantes y los dirigentes, porque esta lucha no es individual, esta lucha es colectiva, esta lucha es de clases, no es de partidos políticos, debemos pensar en los que menos tienen, en epocas en donde nos quieren hacer creer que somos todos iguales, que el sindicalismo argentino no volverá a ser para los trabajadores, sino para unos cuantos, aquellos que ven como mercancias nuestros derechos, aquellos que  no debemos mandar al olvido, aquellos que deben ser recordados como traidores a nuestra clase. 

Pero todos tenemos responsabilidades los afiliados, los militantes y los dirigentes, tengo la firme convicción de que lograremos entre todos la recuperación de cada uno de nuestros gremios, a todos ellas, ellos y elles les pido que no cesen que acompañen en este proyecto sindical, el triunfo depende de nosotros mismos y de lo que cada uno de nosotros valla aportando, la meta parece inalcansable pero que nos les quiebre la autoestima, nos necesitamos llenos de sueños y esperanzas, nos necesitamos votando en cada uno de nuestros gremios, porque esta es la única oportunidad que vamos a tener de lograr un sindicalismo presente y que no nos excluya, tenemos que trabajar mucho, no nos faltan las ganas ni la convicción para llevar adelante cada uno de nuestros sueños, si tenemos que recorrer cada una de las puertas para explicarle a cada uno de los compañeros cual es nuestra propuesta lo haremos, para ver que no nos rendimos, para ver que podemos instalar nuevamente la gloriosa pertenencia a la clase trabajadora, muchas gracias a todos, se que entre todos lo vamos a lograr.

Publicado en NOTICIAS

La Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo desestimó la apelación interpuesta por la empresa Alexander Fleming SA y ordenó la reinstalación de una empleada despedida por contagiarse de Covid-19. La sentencia quedó firme y la trabajadora recuperará su puesto de trabajo.

 

Karin Romero Llamoca fue diagnosticada con Covid-19 el 4 de junio pasado, notificó a sus jefes y a contactos estrechos, y pasó 1 mes internada recuperándose de la enfermedad.

Cuando se acercaba la fecha para reincorporarse, el delegado general de ATSA en la empresa Alexander Fleming S.A de nombre David se comunicó con ella para acusarla por el contagio y le avisó que no la iba a defender. Karin negó todo pero sin más la sacó del grupo de Whatsapp laboral.

Cuando quiso reincorporarse, tras ser dada de alta, desde la empresa le negaron el ingreso sin explicaciones.

En septiembre del año pasado, la defensa de Karin, a cargo del abogado Federico Silguero del Estudio Recalde, presentó un recurso de amparo pidiendo regresar a la situación previa al conflicto.

El Juzgado Nacional de 1° instancia del Trabajo N° 5 decidió dar lugar a esta medida cautelar y obligó a la empresa a reincorporarla en las mismas condiciones en las que estaba contratada dentro de las 48 horas de quedar notificado, hasta tanto se investigue el trasfondo del despido.

En caso de incumplimiento, la multa sería de 3.000 pesos diarios. 

Desde entonces, con esa resolución, la empresa Alexander Fleming SA paga la mencionada suma de multa por día en su intento por esquivar la reinstalación que le indicó la justicia laboral en primer lugar.

Ahora, con el fallo de la Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, La sentencia queda firme y la trabajadora recuperará su puesto de trabajo

Publicado en NOTICIAS